Inversión inmobiliaria como fuente de ingresos

¿Por qué invertir en el mercado inmobiliario?

Invertir en vivienda puede ser una excelente opción para construir un patrimonio a largo plazo y alcanzar la libertad financiera. 

Sin embargo, como en cualquier inversión, es importante conocer los detalles y tener en cuenta algunos factores antes de tomar la decisión de invertir.

Por ello, quiero presentarte esta pequeña guía para invertir en inmuebles con el objetivo de generar una rentas que te permitan vivir con la mayor tranquilidad y seguridad posible. 

PD: en el punto 3 vas a encontrar una sorpresa.

1. Establece tus objetivos

Antes de comenzar cualquier inversión, es importante tener una idea clara de tus objetivos financieros.

¿Estás buscando una renta pasiva constante o estás buscando capitalizar en la apreciación del valor de la propiedad a largo plazo?

Tu estrategia de inversión dependerá de tus objetivos.Si buscas una renta pasiva constante, es posible que quieras considerar la inversión en propiedades de alquiler.

Por otro lado, si buscas capitalizar en la apreciación del valor de la propiedad a largo plazo, quizás tenga más sentido la inversión en propiedades de ciudades grandes como Madrid, Barcelona o Valencia. 

Todas son estrategias válidas, pero debes detenerte a analizar cuál de ellas es la que se ajusta mejor a ti y tus circunstancias. Y esta estrategia debe revisarse cada cierto tiempo, pues nuestras circunstancias personales y profesionales no son estáticas, sino que van variando y cambiando con el tiempo.

2. Investiga el mercado

Una vez que hayas definido tus objetivos financieros, es importante investigar el mercado inmobiliario local.

Es posible que quieras considerar propiedades en zonas en las que esperas que el valor de la propiedad aumente con el tiempo. Debes evaluar los precios de las propiedades en la zona que te interesa, los impuestos que debes pagar y las tendencias del mercado.

Es importante conocer la dinámica del mercado inmobiliario local para identificar oportunidades de inversión.

Esto significa que, en algunos mercados inmobiliarios, el alquiler de propiedades puede ser más rentable que la inversión en propiedades para reformar y vender. Por ejemplo, nosotros desde nuestra gestora Monest Capital nos centramos en localidades que están en crecimiento y que cuentan con una población media en torno a los 50.000 y 100.000 habitantes.

En estas zonas, la inversión total ronda los 120.000 euros y la rentabilidad anual está en torno al 7% anual mediante la modalidad de comprar para alquilar, además de la revalorización que pueda tener el inmueble a lo largo de los años.

3. Lleva el control de tus finanzas personales

Si decides invertir en inmuebles, asegúrate de evaluar cuidadosamente tus finanzas personales.

Considera la cantidad de dinero que puedes invertir, tus ingresos mensuales y tus gastos.

Además, debes tener en cuenta los costos de mantenimiento de la propiedad y los gastos de impuestos derivados, como el IBI, la comunidad, posibles derramas, etc.

Es importante tener en cuenta que la inversión inmobiliaria requiere una inversión significativa de capital inicial.

Esta cantidad va a variar en función de tus objetivos que te he comentado en el primer punto, pero el mínimo que considero indispensable es 5000 euros. 

Quizás te parezca poco. Pero he visto a alumnos hacer cosas increíbles con esta cantidad y menos, a través de modalidades como el rent to rent o simplemente actuando como intermediarios y llevándose una comisión por la gestión y conocimiento sobre el sector que otros muchos no tienen. 

En este sentido, quiero regalarte el acceso a una clase sobre ingresos inmobiliarios donde te explico cómo puedes empezar a invertir en inmuebles, tengas o no experiencia, a través de cuatro estrategias.

4. Busca asesoramiento de expertos

Si eres nuevo en el mercado inmobiliario, busca asesoramiento de profesionales con experiencia.

Un agente inmobiliario de confianza puede ayudarte a encontrar propiedades en tu presupuesto y asesorarte en el proceso de compra.

También puedes considerar la contratación de un abogado especializado en bienes raíces para ayudarte en el proceso.

Otra gran alternativa es unirte a una comunidad de inversores como Inversor PRO donde no solo vas a conocer a perfiles profesionales muy variados (abogados, arquitectos, reformistas, interioristas…) si no también vas a contar con las herramientas y metodologías necesarias para invertir por tu cuenta y empezar a vivir de tus inversiones. 

En nuestro caso, 12 módulos divididos por las diferentes materias y áreas de la inversión inmobiliaria con los que conseguir una visión amplia y consolidada sobre el sector. Además, sabemos de la importancia que tiene un acompañamiento en cualquier tipo de desarrollo personal.

Por eso, realizamos mentorías grupales cada lunes y martes durante un año para que darte el empujón que te falta para invertir y así poder cerrar tu primera operación inmobiliaria en este plazo.

Ya sea con nosotros o con otro profesional, tener una mano a la que agarrarte cuando estás empezando es algo fundamental.

5. Mantén una cartera diversificada de activos

No inviertas todo tu dinero en una sola propiedad. 

En lugar de eso, busca diversificar tu cartera de inversión en bienes raíces. Esto puede ayudarte a reducir el riesgo y maximizar tus ganancias a largo plazo.

Es importante diversificar tu cartera de inversión en bienes raíces para reducir el riesgo. Puedes considerar invertir en diferentes tipos de propiedades (alquiler vacacional, alquiler por habitaciones, alquiler tradicional) o usar diferentes estrategias (comprar para reformar y vender, comprar para reformar y alquilar, comprar por subasta, etc).

Por eso es tan importante conocer bien el mercado. Porque te permitirá entender sus modalidades y metodologías a la hora de invertir. Todo con un propósito claro: mayor tiempo libre, solvencia económica, más vacaciones, tiempo de calidad con familiares y amigos… Tú eliges cuál.

“Todos tenemos dos vidas: la segunda comienza cuando nos damos cuenta de que solo tenemos una”.

En resumen, invertir en el mercado inmobiliario puede ser una excelente opción si estás pensando en conseguir:

  • Rentabilidad a largo plazo
  • Protección contra la inflación
  • Diversificación de la cartera de inversión
  • Posibilidad de obtener ingresos pasivos